Teléfono : 915 703 837 | Móvil: 690 951 522 | Email: info@juanpedropena.es

Economizar el tiempo


“La persistencia de la memoria”. Salvador Dalí, 1931

Malgasté el tiempo, ahora el tiempo me malgasta a mi.
» William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico

En muchas ocasiones, tanto en el ámbito profesional como personal me encuentro con una frase que podría estar en el top-ten de las excusas más recurridas de la historia: “es que no tengo tiempo“.

Envías un informe que en su momento fue solicitado de forma urgente y cuando recabas la opinión del que te lo encomendó, ¿qué recibes? Efectivamente “es que no he tenido tiempo“. Prestas a un amigo el CD de tu grupo favorito tal y cuando le preguntas qué le ha parecido, ¿cuál es su respuesta?. ¡Bingo! “no he tenido tiempo aún para escucharlo“.

¿Pues saben qué? Nunca me he creído que uno no encuentre 15 minutos para leer un informe (bueno, en mi caso, quizá sean 30) ni mucho menos que no se disponga de 30 minutos para escuchar un CD, 92 en el caso del último disco de Iron Maiden, máxime cuando de entrada esta última actividad no requiere de una total concentración.

Cada vez que alguien realiza esa afirmación, le digo “Siempre hay tiempo para todo. Te lo dice un autónomo que durante trece años recorría diariamente una media de 70 Kms en automóvil, padre de familia y con el perro más nervioso del barrio“.

Quien usa esa excusa en realidad está, consciente o inconscientemente, asignando prioridades, cuestión que hacemos o deberíamos hacer todos los seres humanos, ya que nos pasamos todo el día tomando decisiones de hacer o no hacer.

Si es así, es decir, si lo que uno está haciendo es establecer prioridades a la hora de ejecutar sus tareas u omitir otras, bajo mi punto de vista, se debería hacer saber a la otra parte, pues ésta, por increíble que parezca, también tiene que realizar una operación similar para llegar al mismo fin. Pero lo más importante: si se realiza esta comunicación con total normalidad, se demuestrará un total respeto por esa parte, pues en caso contrario, se está ninguneando a ésta, transmitiendo el mensaje “de las cuestiones que me importan en la vida, la tuya está situada en la cola“.

Sea usted, amigo lector, más respetuoso con las comunicaciones que le llegan. Asigne prioridades para la ejecución de tareas pero preocúpese y mucho de transmitir dicha asignación a sus interlocutores pues de lo contrario éstos se sentirán como un Maneki-neko, moviendo el brazo sin que nadie le haga un “High Five“.

¿Y qué me dicen de los silencios? Otro día hablaré de ellos.

Comenta aquí

One comment on “Economizar el tiempo

¿Qué opinas?

A %d blogueros les gusta esto: